Oscuros 3. La trampa del amor. Lauren Kate

8 de marzo de 2012

Sinopsis:
Luce moriría por Daniel. Y ya lo ha hecho. En cada una de sus diferentes vidas, Daniel y ella se han encontrado y se han enamorado, solo para ser separados trágicamente justo después. Pero ¿y si no tuviera por qué ser así? Luce está segura de que algo o alguien de su pasado puede cambiar su futuro. Así que, decidida a entender qué función desempeña en la lucha entre ángeles, demonios e inmortales, viajará a los múltiples momentos y lugares en los que su vida se ha cruzado con la de Daniel para presenciar una y otra vez el mismo encuentro fatal...

          Un libro que me ha sorprendido gratamente después del fiasco, a mi modo de ver, del libro anterior. Un cambio radical en la historia aunque un poco repetitivo el argumento de este tercer libro.

Luce se sumerge en una Anunciadora en el último momento de una pelea para volver al pasado con el objetivo de vivir de nuevo cada una de sus vidas pasadas para descubrir que es lo que la ata a Daniel. Su viaje será largo pero enriquecedor, en cada nueva vida que observa descubre una nueva pieza del puzzle que Daniel no fue capaz de contarle. En este viaje se encontrara con una rara gárgola llamada Bill que la ayudara a descubrir cual es su cometido en esta historia y también le abre las puertas hacia la forma de liberarse de la maldición.

          Nada más terminarme el libro he venido corriendo a escribir la reseña, no quería dejarme nada en el tintero y espero no hacerlo porque tengo muchas cosas que contar (el libro me lo lei hace un mes más o menos pero no habia subido la reseña, aunque ya estaba hecha, porque quería poner primero la del segundo libro para que pudierais entender esta). Empezare diciendo que no esperaba gran cosa de este libro ya que el anterior como sabéis no me gusto mucho por lo que mis expectativas para este habían sido muy muy bajas, pero me he equivocado y la tercera parte me ha gustado bastante. Siempre dicen que las segundas partes son malas y en este caso acertaron pero Lauren Kate ha sabido como arreglárselas para que esta tercera entrega fuera mejor que la anterior.
         Aunque el libro se va poniendo un poco pesado con tanto viaje y tanta historia nueva que contar la verdad es que no me he aburrido descubriendo el pasado de Luce y Daniel, más bien todo lo contrario, me he divertido saboreando los diferentes lugares en los que se han enamorado y en ocasiones me he reído con los nombres que tuvieron nuestros protagonistas.
        Es un libro en el que descubrimos el verdadero amor que siente Daniel hacia Lucinda y viceversa. También nos encontraremos con una Luce más madura, que no solo se centra en ella sino que es capaz de dejar lo que ella siente a un lado para descubrir que es lo que pasa con Daniel, porque tiene que ser todo tan complicado en su amor e intenta cambiarlo con las herramientas que tiene. Y, como no, descubriremos a un Daniel más cautivador y romántico en sus momentos pasados y un Daniel más abierto y comunicativo en sus momentos presentes. En definitiva veremos un buen cambio en nuestros protagonistas. Aunque como paso en la novela anterior, en esta tercera parte la autora solo se ha centrado en los protagonistas principales, Luce y Daniel, y ha dejado a los demás obsoletos aunque tendrán alguna aparición esporádica.
           Ahora bien, hay una parte que no me ha gustado mucho en la novela y es la similitud que he visto con otro libro que me he leído (y del que pronto tendréis la reseña). En ningún momento quiero decir que haya un plagio o algo por el estilo, solo que nunca me había encontrado con algo así y me ha chocado un poco al leerlo y quiero comentarlo en esta reseña. Este momento ha sido en uno de los viajes de Luce al pasado cuando conoce a una gárgola llamada Bill que solo puede ver ella y que este se pone a hablar con la gente que no ve, contando chistes verdes de los que solo se ríe él.

-Esto no es lo que tenía en mente- musitó a Bill, que estaba, como siempre, sentado en el borde del armario contiguo a su pila. Luce todavía no se había habituado a ser la única persona de la cocina que podía verlo. Se ponía nerviosa siempre que él revoloteaba por encima de los otros criados, haciendo chistes verdes que solo ella oía y de los que nadie se reía salvo él.

         Al leer este párrafo del libro me he acordado instantáneamente a Xemerius del libro Zafiro de Kerstin Gier, porque al igual que Bill es un ser que solo puede ver Gwen, la protagonista, y que se ríe de los que le rodean contando chistes verdes. Como dije antes no hago alusión a un plagio por parte de ninguna autora solo que me ha parecido muy raro encontrarme con esta similitud, pero son cosas que pueden pasar y al fin y al cabo ambos personajes no se parecen en absoluto.
        Quitando este pequeño, podríamos decir, contratiempo o fallo el libro es un encanto que ha mejorado con creces el desastre, a mi parecer, del libro anterior. Como dije en la reseña de Oscuros El poder de las sombras no es que el libro no me gustara en absoluto sino que tenia muchas esperanzas en la historia que me habían dejado la primera parte y fueron destruidas en cuestión de segundos. Pero este libro nos deja con muchas ganas de leer el siguiente para saber como continua la historia del Luce y Daniel. ¿Conseguirán romper la maldición y estar juntos sin que ninguno tenga que morir?
        Pues tendremos que esperar al siguiente libro que no se sabe la fecha de salida aun pero os tendré informados con cualquier noticia que llegue a mi ojitos (u oídos).

Valoración personal:


Se limitó a quedarse allí, con la cabeza enterrada en su pecho ancho y maravilloso. Estaba en su casa. Daniel la tenía abrazada por la cintura y la estrechó con todas sus fuerzas. Luce notó cómo respiraba y percibió el áspero olor a paja de su cuello. Lo besó justo debajo de la oreja izquierda y bajó hacia la mandíbula. Besos suaves y delicados hasta alcanzar sus labios, que se separaron al notar los suyos. Entonces, los besos se tornaron más largos, llenos de un amor que parecía brotar de la parte más honda del alma de Luce. 
Al cabo de un momento, ella se separó y lo miró a los ojos.
-Te he echado muchísimo de menos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Un blog se alimenta de tus comentarios, consigue mi felicidad y que quiera seguir trabajando en entradas como esta. Solo te va a llevar un minuto (o incluso menos) dejar un comentario con tu opinión respecto al tema.

Pero no dejes publicidad o faltes al respeto porque tu comentario será eliminado. Y avisa con la palabra SPOILER si necesitas poner uno en tu comentario cuando vayas a dar tu opinión, así nadie se encontrará con ninguno desagradable que le pueda estropear la historia.